Comienza la producción del Volkswagen ID.3

Arranca la era eléctrica de Volkswagen, invirtiendo 1.200 millones de euros para reformar y transformar la planta de Zwickau, en unas instalaciones modernas y adaptadas a los nuevos tiempos en la que se fabricarán únicamente coches eléctricos y que se convertirá en la mayor fábrica de coches eléctricos de toda Europa.  Jugará un papel muy importante, porque Volkswagen tiene previsto vender 22 millones de coches eléctricos en todo el mundo desde hoy y hasta 2028. Esto es una gran noticia para el medio ambiente, ya que se prevé que se alcance una producción de 100.000 coches durante el próximo año, lo que resulta muy significativo para la transformación hacia la movilidad eléctrica y sostenible.

Volkswagen ID.3 es el primer modelo de esta nueva generación de modelos eléctricos de la popular marca automovilística, el cual es de color blanco y está basado en la plataforma modular para eléctricos MEB del grupo. Tiene unas dimensiones parecidas a las de un Golf, con una longitud de 4,26 metros, 1,8 de ancho y 1,55 de alto. Estará disponible con tres opciones en lo que se refiere al tamaño de su batería 45kWh (con 330 kilómetros de autonomía), 58 kWh (con 420 kilómetros de autonomía) y 77 kWh (con 550 kilómetros de autonomía).  La versión más sencilla costará unos 30.000 euros en Alemania y podrá comprarse casi de forma simultánea en los mercados de toda Europa, para el verano de 2020.

Esta es la primera ocasión en la que Volkswagen transformará toda su fábrica, para centrarla en la movilidad eléctrica. En la fase de ampliación final, que se realizará en 2021, en Zwickau se construirán seis modelos de tres marcas del grupo, el cual para entonces espera contar con 8.000 trabajadores, formados especialmente para la producción de coches eléctricos, con la ayuda de 1.700 robots.

Proyecto sostenible

Está previsto que se produzcan hasta 100.000 vehículos eléctricos el próximo año y que esta cifra llegue hasta las 330.000 unidades anuales a partir del año 2021, consiguiendo que esta planta sea la más grande de Europa. Según Volkswagen la huella de carbono que genera la producción del coche es neutra, es decir, las emisiones inevitables producidas durante el proceso de fabricación se compensan mediante las inversiones realizadas en el proyecto “Katingan Mataya Forest Protection” en Borneo (Indonesia). Es un proyecto que utiliza los ingresos de carbono para garantizar la restauración y protección de los bosques naturales, mediante actividades alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Publicaciones Similares