¿Conseguirá superar el coche eléctrico la crisis del COVID-19?

Este año 2020 ha supuesto un punto de inflexión para muchos sectores, ya que se han visto afectados de una u otra manera. El coche eléctrico también se ha visto perjudicado por la crisis sanitaria y económica que se ha producido, ya que la venta de vehículos eléctricos, pese a haber crecido a finales de 2019, se ha visto afectada por esta pandemia.

En el primer trimestre de este año 2020 la venta de vehículos convencionales cayó un 25,6%, pero la venta de coches eléctricos siguió creciendo, de hecho, en marzo de este mismo año el coche eléctrico alcanzaba el 12% de cuota de mercado en Francia, cuatriplicando sus datos si lo comparamos con el año anterior. Alemania llegó hasta el 9,2% y Reino Unido al 7.3%.

¿Cómo ha afectado el COVD-19 al coche eléctrico?

Con la crisis del coronavirus se inició un confinamiento que ha supuesto una crisis económica para muchos sectores, provocando situaciones como la interrupción de multitud de cadenas de suministro y el cierre de muchas fábricas y empresas. La producción de coches convencionales se ha visto mermada, pero el coche eléctrico, pese a las pérdidas que se han derivado de esta crisis, se ha mantenido a flote.

El año 2020 tenía que ser el año del coche eléctrico en Europa, pero con el coronavirus la producción de vehículos eléctricos se vio afectada, aunque no tanto como con los vehículos convencionales, porque la mayoría de fabricantes de coches eléctricos ya planificaron un aumento de la producción en la segunda mitad del 2020 y había nuevos modelos de coche eléctrico que no empezarían a fabricarse hasta después de julio. Ahora que se han instaurado medidas de recuperación en toda Europa éstas deberían conseguir que los fabricantes de automóviles puedan dar prioridad a la fabricación del coche eléctrico, ofreciendo garantías de préstamo y liquidez, para fomentar las tecnologías de emisiones cero y consiguiendo que la movilidad sostenible vaya en aumento.

Teniendo en cuenta el compromiso de obligado cumplimiento de emisiones que hay como objetivo para 2020 2021 de Co2 de la UE, la venta de coches eléctricos no puede disminuir. El principal impulsor de la demanda de coches eléctricos en Europa durante esta crisis posterior al COVID-19 es el canal corporativo, de modo que es importante garantizar que las empresas reciban apoyo para seguir alquilando coches eléctricos.

Cuando se supere esta crisis, se deberán llevar a cabo grandes programas de recuperación que ayuden a salvar esta situación y que garanticen el cumplimiento de los objetivos climáticos, así como la recuperación ecológica. Es imprescindible dirigir los esfuerzos en este sentido hacia la energía renovable y la movilidad sostenible, para que el planeta se mantenga en buen estado y todos los esfuerzos hayan valido la pena.

Publicaciones Similares