¿En 2038, el coche eléctrico ganará al coche térmico?

Según un estudio realizado por Bloomberg, una compañía estadounidense de asesoría financiera, la combustión tradicional perderá fuerza con los años y el coche eléctrico subirá a primeras posiciones en el año 2038. Pero, los coches térmicos aún tienen muchos años de vida y siguen siendo líderes, de modo que esta transición se verá de forma progresiva a lo largo de estos 18 años, según el informe de Bloomberg.

Este documento asegura que 42,4 millones de los 92 millones de vehículos que se venderán en el año 2038 serán completamente eléctricos y 41,8 millones serán térmicos y los híbridos enchufables representarían 7,5 millones.

El informe plantea este cambio progresivo en España, porque a nivel europeo ya se está llevando a cabo, representando en Europa y China el 70% del mercado de los vehículos eléctricos.

Un crecimiento lento pero constante

El crecimiento de la venta del coche eléctrico será lento, ya que el 2021 las ventas se prevén por debajo de los dos millones y este aumento de ventas tan progresivo se debe a que se necesitan fábricas de baterías, red de recarga pública, fábricas de coches adaptados, el precio… En definitiva, se necesita de una tecnología más avanzada, de más recursos, de más inversión y de un cambio de consciencia real por parte de la sociedad, para conseguir una transición verdadera hacia la movilidad eléctrica.

Europa y China acaparan el 70% de las ventas de vehículos eléctricos del mercado, ya que los gobiernos están muy comprometidos con los problemas medioambientales que estamos sufriendo. De hecho, en Europa las normas sobre emisiones de CO2 se endurecerán durante los próximos años y también las de otros gases. Las ayudas para la compra de vehículos eléctricos, las ventajas fiscales y todo tipo de ventajas harán que el consumidor vaya, poco a poco, viendo al vehículo eléctrico como la opción más rentable y sostenible.

El precio de las baterías bajará y eso hará que los precios de los coches eléctricos y de los coches térmicos se igualará y eso marcará un antes y un después en los hábitos de consumo, ya que muchas personas verán en los vehículos eléctricos una forma accesible e inteligente de desplazarse, consiguiendo beneficios para su propio bienestar y para el medio ambiente. El precio será un factor clave para que muchas personas decidan comprar un vehículo eléctrico.

Cuando el vehículo eléctrico escale posiciones la movilidad se transformará en trayectos eléctricos, limpios y sostenibles y eso repercutirá, muy positivamente, en todo lo que nos rodea. Con este cambio todos saldremos beneficiados, porque no genera contaminación atmosférica, no necesita combustible, no produce contaminación acústica, genera un gran ahorro de mantenimiento del coche, ofrece una mayor eficiencia, seguridad e inteligencia durante la conducción y múltiples ventajas.

Con el paso de los años comprobaremos a qué velocidad hacemos esta interesante transición.

Publicaciones Similares