Optimiza el uso de la energía de tu coche eléctrico

La conducción eficiente no es sólo trabajo del coche eléctrico, sino que también recae en la responsabilidad del propio conductor. Conducir de manera eficiente es imprescindible para sacar el máximo partido a un vehículo eléctrico y por eso queremos explicarte todo lo que puedes hacer para conseguirlo. Los nuevos automóviles eléctricos están previstos de innumerables avances tecnológicos y de diseño, que te permitirán exprimir lo máximo posible la carga de la batería cuya autonomía puede llegar hasta los 300 kilómetros sin repostar, pero el consumo final depende de nuestro estilo de conducción.

  • Los coches eléctricos tienen las baterías en la parte baja del vehículo, por lo que el centro de gravedad del coche es bajo. El coche es más dinámico y tiene una menor inercia, lo que se convierte en un factor notable cuando tomamos curvas a gran velocidad o en el momento de frenar, ya que nos permite obtener una conducción más segura gracias a las opciones predecibles que nos ofrece.
  • A través del uso del aire acondicionado también podemos realizar una conducción eficiente, porque es uno de los elementos que más energía consume. Lo más recomendable es utilizar el aire acondicionado mientras el coche se está cargando, porque el auto se enfriará sin perder energía.
  • Cuando soltamos el acelerador el sistema de regeneración de la energía entra en funcionamiento, ejerciendo una fuerza de desaceleración parecida a la de un coche gasolina cuando pisamos el freno, utilizando un sistema de regeneración de energía.
  • El coche eléctrico aprovecha la energía cinética para cargar la batería tanto al levantar el freno como al pisar el acelerador.
  • El coche eléctrico puede mantener la inercia de la marcha durante muchos más metros que los vehículos convencionales, porque tienen un menor rozamiento. Si utilizamos correctamente la velocidad crucero, la carga de regeneración que se realiza en las ruedas puede igualarse a la demanda de energía del motor y el consumo puede llegar al 0%.
  • Conviene inflar los neumáticos al máximo de presión recomendada por el fabricante, para reducir la superficie de contacto con el pavimento, lo que te permitirá ahorrar hasta un 3% de su consumo.
  • El modo de conducción Eco limita la potencia, pero permiten ganar en autonomía. Te permite ahorrar y acumular energía y su uso es muy recomendable en ciudad o carretera.
  • Posición B del cambio automático. El mando de cambio automático cuenta con distintas posiciones posibles; P, D,R y N (aparcamiento, conducción, marcha atrás y punto muerto) y otra opción que suele denominarse B, que es la que se ocupa de aumentar la retención del vehículo al desacelerar, incrementando al mismo tiempo la recuperación de la energía. Es una opción muy útil en los descensos prolongados como puede ser un puerto de montaña o bien una pendiente de autopista de cierta longitud.

Disfruta al máximo de tu coche eléctrico llevando a cabo una conducción eficiente, sacando el máximo provecho a tu vehículo y optimizando todos sus recursos.

Publicaciones Similares