¿Sabes qué es el acero galvanizado?

Como especialistas en el tubo galvanizado, hoy queremos hablarte del acero galvanizado, para que sepas qué es y qué usos tiene. Es un tipo de acero procesado con un tratamiento en el cual queda recubierto de diversas capas de zinc. Estas capas se ocupan de proteger al acero y evitan que se oxide. El acero galvanizado es un material con un acabado muy duradero y resistente a las ralladas, resultando más atractivo para muchos consumidores y se utiliza para la fabricación de muchos componentes de uso industrial.

¿Cómo se fabrica?

Se elaboran primero las piezas de acero individuales en la forma deseada, por ejemplo llaves, clavos, anillas, láminas, alambres o tubo, por ejemplo. Después se aplica alguna técnica de galvanización como puede ser la galvanización por inmersión, un método común que consiste en la inmersión de acero en el zinc fundido, para que se produzca una reacción química en la que se generan enlaces permanentes entre ambos elementos y, cuando se enfría, quedan tres capas distintas, la exterior es sólo zinc, la capa interna de acero y zinc y la capa más interna es de acero.

Aunque podemos encontrar otros sistemas para fabricar acero galvanizado como es el galvanizado continuo, una técnica que pasa hojas finas o alambres de acero mediante el zinc fundido. Y no podemos dejar de hablar del electrogalvanizado o galvanizado por inmersión, que está considerada una de las técnicas más resistentes.

Tubo galvanizado

El tubo galvanizado es un elemento fabricado en acero y recubierto con zinc, para que sea más resistente a la corrosión y no se oxide, además de aportar un embellecimiento estético a la pieza. Se caracteriza por su fuerza, durabilidad, firmeza, habilidad para aguantar cambios extremos de temperatura, resistencia a la presión y a elementos destructivos, etc. Esto les permite ser un elemento muy útil en cualquier industria, ya que su forma puede adaptarse según el uso que se le vaya a dar.

El tubo galvanizado puede servir para el ámbito doméstico, con el fin de hacer tuberías por las que circula el gas, el agua y cualquier otro material o para las industrias, ya que cuenta con características perfectas para adaptarse a las necesidades de este sector. También puede utilizarse para otras aplicaciones, como por ejemplo para la instalación de cercados, soportes de rejas, invernaderos, portones o jaulas.

En Armengol somos especialistas en la fabricación, instalación y distribución del tubo galvanizado y podemos explicarte que existen tres métodos para fabricarlo; Acero estirado o sin costura (la forma más común), con costura longitudinal (es la parte más débil de la tubería y marca la tensión máxima admisible) y con soldadura helicoidal (se lleva a cabo una soldadura que no es recta, sino que recorre la tubería y la sigue como si se tratase de una rosca.)

Entra en nuestra web para descubrir todas las ventajas del tubo galvanizado.

Publicaciones Similares