|

LOS COCHES ELÉCTRICOS TENDRÁN QUE HACER RUIDO A PARTIR DEL 2021

Es bien conocido por todos que una de las mayores ventajas de los cada vez más populares coches eléctricos  (a parte de su indiscutible mejora ecológica respecto a sus predecesores) es que no producen esa molesta contaminación acústica que sus congéneres llevan consigo por defecto. Eso puede parecer una ventaja a primera vista, pero seguro que a todos nos ha sucedido alguna vez que nos topamos con un coche eléctrico o híbrido sin saber muy bien de donde nos ha salido porque íbamos distraídos y no lo hemos escuchado. Eso se debe a que muchos de los peatones se guían en gran parte por el oído a la hora de cruzar calles o realizar acciones similares. Los estudios afirman que, en caso de estar en situación de peligro por culpa del sigilo de estos vehículos, un peatón suele tener un segundo y medio para ponerse a salvo de un atropello si uno de estos coches se aproxima a 30 km/h (velocidad promedio en las zonas urbanas).

Por eso mismo, con la intención de evitar futuros accidentes, la Unión Europea ha dictaminado que, a partir de julio 2021, este tipo de vehículos deberán incorporar un avisador acústico que alerte a los peatones de su presencia.

Nissan y Jaguar, las primeras en ponerlo en catálogo

Estas dos conocidas marcas, que ya tienen cierto bagaje en la fabricación de vehículos eléctricos e híbridos,  han sido las primeras en añadir un avisador acústico en sus automóviles, nombrándolo AVAS (Audible Vehicle Alert System, por su traducción Sistema de Alerta de Vehículo Audible). Desde Nissan afirman que el sistema ha sido creado teniendo en cuenta el ambiente urbano en el que los coches suelen moverse, por lo que será audible sin llegar a presentar molestias a los peatones. Además, su tono y frecuencia variarán según la acción que realice el coche, subiendo o bajando según el coche acelere, desacelere o dé marcha atrás.

Esta medida ha sido impulsada por asociaciones como Euroblind, y la Unión Europea ha decidido adoptarla, fijando que, a la velocidad de 20 km/h, los vehículos eléctricos vendidos a partir del 2021 tendrán que emitir frecuencias de entre 56 y 75 decibelios.

¿Seguridad o comodidad?

Este tema ha suscitado cierto debate entre los urbanitas. Ciertamente, una ciudad silenciosa (o al menos sin el persistente ruido del tráfico) es el sueño de cualquier vecino promedio y, seguramente, también de muchos viandantes. Especialmente en ciudades densamente pobladas, el ruido de los coches se ha tornado un problema insistente. Resulta innegable, sin embargo, que algo así supondría un riesgo para la seguridad vial de gente invidente o con problemas de visión y también de mayores y niños, quienes quizá no reaccionarían a tiempo sin un estímulo auditivo que les advierta del peligro.

Publicaciones Similares